[Capítulo 4] Sea



¿Has matado alguna vez a alguien, y tu mayor sorpresa ha sido que, al final y al cabo, sigues siendo la misma persona?

No te conviertes en ningún monstruo. Nada separa realmente, dado una cierta historia y una cierta persona, la persona que presiona el gatillo o el que no lo hace. Sigues siendo el mismo, y sin embargo, todo cambia. Sientes un frio interior, una ligera sensación de paranoia. Te miras las manos, y eres más consciente de ellas que nunca, son frágiles, suaves, pequeñas comparado con el mundo que ansias coger. La mayor revelación, la más absurda e increíble revelación viene cuando te das cuenta de que puedes moverlas a voluntad. No solo moverlas a voluntad, no es que tú lo pienses y la mano lo haga, simplemente, la sientes. Siempre las has tratado como unas simples herramientas, sabes que es un cerebro el que procesa el tacto y envía las señales para que las manos se muevan; y pese a saberlo, no sabes donde empiezan ellas y acabas tú. Ni siquiera eres consciente de la mayoría de movimientos que hace, cuando están en alguna tarea mecánica, como escribir en un ordenador, o tocar un instrumento, simplemente escriben, simplemente toca. Así pues, ¿quién aprieta el gatillo?

Había matado gente antes, pero había sido puramente en defensa propia, había sido casi un instinto, una descarga de adrenalina. Ayer fue diferente. Me siento bien, saciado. No en el sentido sexual, pues también me siento atraído por la sangre en ese sentido, me siento saciado, en paz. Puedo dormir, contrariamente a lo que digan de los remordimientos, puedo dormir esta noche y algo me dice que podré dormir en el futuro. Dicen que incluso con dolor puedes dormir, pero que si infringes dolor, nunca más podrás hacerlo. Pero también he oído que, ocurra lo que ocurra, acostumbra a haber una mañana siguiente.


Me despierto con el sol aun a medio alzar. Alzo la cabeza por encima de los hombros de Truth y veo a todos durmiendo en un semicírculo muy desordenado; Drive abrazando a Code, Code abrazado a su ordenador, Mom acurrucada en un pedazo de manta porque Joker, completamente estirado, acapara todo su sitio. Sonrío, y con el miedo en el cuerpo los empiezo a contar por si acaso nos han robado a uno o porque me acabo de levantar y aun no sé muy bien lo que me hago. Se supone que debería haber estado vigilando, así que lo mínimo que puedo hacer es mirar si falta alguien, la paranoia me invade con esas cosas desde lo de Boy; quizás a uno se lo ha comido un lobo en mitad de la noche y no nos hemos enterado. ¡O un oso! ¿Hay osos en la playa? ¡Oh dios mío! ¡Falta uno! ¡Solo he contado doce!

- Tengo que avisar a todo el mundo – Murmuro, mientras vuelvo a tumbarme al lado de Truth y a arroparme en mi manta.

Reacciono unos segundos más tarde y vuelvo a contar, esta vez en serio. Cuento doce. ¡Falta alguien! ¿Espera, me he contado a mí mismo? No, no me he contado a mí mismo, menos mal. Vuelvo a tumbarme sonriente con mi manta, contento de que no nos haya atacado ningún cocodrilo de esos de playa, y en ese momento oigo el ruido de algo golpear contra el agua. Me imagino un ejército entero desembarcando y el rojo tiñe mi mente durante un instante, pero es solo una piedra salpicando agua para luego hundirse en la profundidad de las aguas. Veo la inconfundible figura de Kill de pie en la orilla, unos metros más allá de donde dormimos, tirando piedras a las olas del mar. Pues he contado mal después de todo.

Dejo el cuchillo con el que he estado durmiendo abrazado como un bebe clavado en la arena y me intento levantar para ir a ver que está haciendo Kill, y cuando me encuentro de pie se hiela mi cuerpo. Es ese frio irracional de por las mañanas, que es como un frio interior. Un frio de quien se despierta demasiado temprano, o de quien no debería estar despierto aun. Ciertamente, no debería estar ahí en ese momento, para variar, pero creo que es porque me siento algo culpable por haberme dormido, al fin y al cabo se suponía que era yo quien vigilaba esta noche; pero era una noche estrellada tan perfecta y segura que era muy difícil resistir la tentación de dormir larga y plácidamente.

Me enrollo con la manta y voy andando hasta donde está Kill. Los pies desnudos se hunden en la arena y un escalofrío me recorre de arriba abajo. ¿Sabes esa sensación de cuando eres el primero de despertarte de un grupo de gente, y todo lo que puedes hacer es sentarte en un rincón, encender un cigarrillo y esperar a que alguien despierte? ¿Recuerdas ese frio? Así es como me sentía yo, y así es como imagino se sienten las olas del mar. Ese frio entró en mi cuerpo y se instaló ahí todo el día. La quietud, el tempo, el frio de las mañanas y las mantas inmensas.


-¿Qué haces? – Le pregunté, acercándome, frotándome los ojos.

-Oh, estas despierto. – Dijo, riendo, sin dejar de mirar al suelo.

Estaba claro que me había visto antes de que le hubiese preguntado nada. Por su tono de voz, supuse que llevaba bastante tiempo despierto ya, y que cansado de esperar a que alguien se levantase, había decidido andar y hacer algo para distraer su soledad. En su caso, en vez de encender un cigarrillo y ponerse melodramático como yo, tiraba cosas al agua.

- Ajá, aquí te tengo – Dijo, cogiendo una piedra especialmente plana de entre la arena.

- ¿Para que la quieres? – Dije, por decir algo, bostezando.

- Para tirarla al mar – Dijo como si fuese la cosa más obvia del mundo.

- ¿Porque esa concretamente? – Con tono escéptico.

- No me digas que no lo has hecho nunca – Ahora mirándome, de pie, con expresión de sorpresa.

- ¿Hacer qué? 

- Espera y observa.

Kill cogió algo de carrerilla, dio un par de pasos al frente, arqueó el brazo derecho y dibujó un arco con él, dejando ir la piedra en el último momento con un gesto de muñeca. La piedra salió disparada hacia el agua desde su mano, girando sobre sí misma y sobre la superficie completamente quieta del mar. Golpeó el agua, y, en vez de hundirse, volvió a ascender dibujando una parábola perfecta en el aire. Abrí la boca ligeramente, lo que seguro que hizo quedar como un idiota. La piedra golpeó tres veces más el agua antes de hundirse finalmente, y yo no entendía nada.

-¿Cómo diablos has hecho eso? – Le dije, flipando.

-Vaya, solo 4 botes. Es muy fácil si quieres te enseño, lo que me extraña es que no lo hayas visto nunca. – Parecía decepcionado, pero también reía al ver mi evidente sorpresa.

-Por cada cosa obvia que existe, nacen miles de personas que, necesariamente, en algún momento lo verán por primera vez. – Le dije devolviéndole la sonrisa

-Touché – Dijo en un delicadísimo acento francés

-Enséñame – Ya no me sentía dormido.



Al poco rato, después de un par de fracasos estrepitosos, estábamos los dos buscando piedras planas por todos sitios de la pequeña playa y lanzándolas al mar donde botaban 1, 2, 3 y hasta 10 veces. En completo silencio primero contemplábamos nuestra obra hasta que el mar borraba todas las imperfecciones con las que habíamos dotado su plana superficie y luego íbamos a buscar más piedras. Poco a poco, en vez de ir a coger una piedra y volver a tirarla, empezamos a recoger dos o tres, y luego cinco o seis, para tirarlas todas cuanto más rápido mejor, a ver quién llegaba más lejos o causaba más caos en el agua. Poco a poco nos íbamos animando, desprendiéndonos de nuestras mantas y abandonado un poco el frio mañanero. Finalmente, recogimos un montón enorme de piedras planas, las tiramos todas en un espectáculo visual digno de admirar, los múltiples golpes en el agua se diluyeron en el rumor de la marea. Nos quedamos, exhaustos, mirando al horizonte; sentados uno al lado del otro escuchando el ruido del mar.

- Oye, Kill, ¿qué piensas sobre mí? Quiero decir, ¿qué piensas sobre lo que ocurrió ayer? – Le pregunté con un titubeo en el labio inferior.

- Sinceramente, te tengo un poco de miedo – Dijo, confiado.

- ¿Miedo? - Y le miré, sorprendido.

- Sí, me das un poco de miedo. De alguna manera siempre has sido algo reservado y parecías encerrar algún tipo de fuerza. Pero ayer salió de ti… Diferente, no parecías tú parecías… Bueno, fue como si fueses… - ríe - Como si fueses yo. – Expresarse nunca ha sido su fuerte, pero creo que le entendí perfectamente, yo también se sentí un poco él.

- Normalmente eres tu quien tiene que… bueno, defendernos, ya sabes. - Reconocí.

- Sí, pero no fue solo eso, fue la forma en la que lo hiciste. Estuviste todo el día raro, como temblando, y de golpe, eras un león. – Lo dijo mirándome, sin nada parecido al miedo en sus ojos.

- No acabo de entender la relación entre eso y el que te cause miedo. – Me tomé lo del león como un alago, y no creo que lo disimulase muy bien, pues apenas pude contener la alegría en una especie de mueca.

- De alguna manera siempre ocurren cosas a tu alrededor. No digo cosas raras, digo que todo el ambiente suele cambiar con tu simple participación. Es como si la situación se adaptase a ti en vez de al revés. Si eres capaz de convertir la escena en una donde necesitamos a un león para defendernos, me pregunto en que más eres capaz de convertirte, y en qué situación va a ser necesario.



Tiene razón, pensé. Ocurren cosas raras a mí alrededor, y es como si yo influyera en ellas. No respondí, me quedé mirándole un segundo y luego giré mi cabeza hacia el mar. Si pudiese ser lo que quisiera, sería como él. Inmutable, tranquilo, profundo, con una tristeza interior pero siempre con alguien en la orilla intentando descifrar mi alma. Los dos nos quedamos mirando al infinito en silencio un buen rato, Kill apoyó su cabeza en mi hombro y no me molestó en absoluto. Definitivamente, no parecía temerme. No más de lo que yo me temía a mí mismo.

- Qué bonito. Madre mía, que preciosa escena de amor y compañerismo – Dijo Joker.

- Parados frente al mar, mientras el mundo gira. – Dijo Poet, seguramente sacándolo de alguna vieja canción. Abriendo los brazos y contemplando el cielo teatralmente.

- Idiotas – Dije sin girarme, dejando escapar una sonrisa, y oí una sarta de risas muy variopintas que indicaba que ya estaban todos despiertos.

Recogimos todo lo que teníamos desperdigado por la playa, subimos al autobús y nos fuimos sin pensárnoslo mucho, pues si nos lo hubiésemos pensado, quizás nos hubiésemos quedado en esa playa para siempre. A Poet le había gustado especialmente, siempre tiene problemas por dormir en catorce y no le ha parecido tanto un hogar como a nosotros. Él es lo más parecido a un alma libre de lo que he visto nunca, no le gustan los espacios cerrados, y nunca ha temido la oscuridad. Normalmente actúa rezagado y no sobresale del resto del grupo, se limita a contemplar, como si todo eso no fuese con él, y no lee ni escribe ni canta. Hasta que se encuentra completamente cómodo en una situación, entonces canta, entonces lee, entonces lo puedes ver, paseando por el filo de un barranco contemplado todo lo que se cruza con él; el agua, las rocas, las plantas. Salta cuando ve un trozo de agua sin rocas desde alturas inmensas y sonríe al lado del fuego como si se encontrara finalmente en casa.

No tengo ni idea de que vida habría llevado antes de ser nuestro hermano. Nunca se lo he preguntado.

Drive, muy acertadamente, evita la ruta del supermercado sin comentárselo a nadie ni sin que nadie se percate. Hoy estamos bien, contentos, vamos al centro de la ciudad al fin, a presentarnos a La Reunión, a nuestra llegada hemos asesinado a un loco y dos chicas inocentes, así que cuanto menos estemos pensando en ello, mucho mejor pasará todo.

Es extraño, llevamos meses esperando este momento, y no estoy nervioso. Estoy en calma, tranquilo y profundo, como si nadie fuese a pasar; y con el mar en mente entramos a la ciudad.


Casas cerradas, puertas tapadas con maderas, y nadie por las calles. Nada nuevo en las afueras, pero conforme nos vamos acercando al centro empezamos a ver un gran edificio que parece salir del corazón del pueblo. Es una especie de catedral, rodeada de ventanas de cristales, alta y grande, iluminada de lleno por los rayos del sol, que siendo mediodía, le caen justo encima originando reflejos tenues de todos los colores del espectro. Las casas empiezan a hacerse más densas, y son ellas mismas las que delimitan las calles empedradas, construidas mucho tiempo atrás.

Las puertas ya no están cerradas con clavos y madera; aunque siguen cerradas. Las ventanas no están tapiadas, les entra la luz y las fachadas parecen cuidadas en su presencia, de vivos colores algo desgastados por el inevitable paso del tiempo, pero vivos aun. Conforme nos adentramos, se hace todo más denso y más alto, las casas de dos y tres pisos solo dejan un único carril por donde pasar, estrecho, donde el cual no podemos ver apenas la catedral. Vamos a ciegas, sin tener ni idea de donde nos estamos metiendo. 

Al rato, nos damos cuenta de que las calles parecen dibujar islas y todo intento de llegar a la catedral nos devuelve al punto de inicio. Salimos del pueblo, e intentamos llegar desde otro camino, pero también es imposible. ¿Cómo puede ser que no se pueda llegar por ningún sitio al centro del pueblo? ¿Cómo se llega a esa catedral? Damos vueltas y más vueltas, sin saber qué hacer, y decidimos pararnos en el aparcamiento relativamente amplio que encontramos. Salimos del autobús y estiramos las piernas. ¿Cómo diablos no se me había ocurrido preguntar a las chicas como se entraba en el pueblo? Aunque, bien visto, yo no tenía ni idea de que hubiese alguna complicación para entrar, y tampoco creo que tuviesen muchos deseos de ayudarme.

Nos separamos y yo se senté a pensar junto a Kill, y justo cuando sacaba mi moneda, vi a Truth separarse del grupo. Cosa que no acostumbra a ocurrir. Me quedé observándolo; fue directo hacia lo que parecía una rampa para coches que se adentraba en un aparcamiento subterráneo. Kill hico un gesto de gritarle e ir a búscalo, pero se lo impedí cogiéndole del brazo y le dije que simplemente observara. Truth salió al minuto de ahí, con cara de satisfacción

- Chicos, ya sé como entrar a la ciudad.

Todos le seguimos de inmediato, con nuestros cuchillos preparados nos adentramos en la oscuridad. La rampa giraba de un modo extraño y parecía encarar la muralla de casas que parecía dar al centro del pueblo, pero vez de dar a un aparcamiento subterráneo había una persiana enorme de metal cerrando el paso.

- ¿Y ahora qué hacemos? ¿Cortarlo? – Preguntó Joker a Truth.

- Shht. Escuchad. – Dijo Truth, haciéndonos callar, y puso la oreja en la persiana.

Nos pegamos todos como pudimos a la persiana de metal. Se oían voces. Nos separamos y nos quedamos hablando en forma de círculo.

- ¿Qué hacemos? – Preguntó Truth, crecido.

- No sabemos quién son, yo buscaría otra entrada. – Dijo Mom.

- ¿Qué hacemos? – Iban preguntando todos, sin saber qué hacer.

- ¿Les llamamos sin más? – Propuso Drive.

- Quedémonos a escuchar qué dicen. – Dijo Code.

- ¿Qué hacemos? – Iban preguntando todos otra vez.

Para ese momento, completamente convencido, yo ya había sacado mi cuchillo con la funda y golpeaba fuerte con el mango la persiana de metal.


- ¿Hay alguien aquí? – Dije en voz muy alta y tono de pregunta. Se me quedaron mirando con los ojos como platos.

- ¿Quién sois? ¡Identificaos! – Gritó una voz de dentro, junto a el sonido de las pisadas de muchas personas moviéndose.

- XCTC1235.

- Un momento.

Esperamos unos diez segundos y una maquinaria chirriante empezó a moverse y a levantar la persiana lentamente. Detrás aparecieron unos 18 o 19 hombres y mujeres, estos si, armados. Nos vigilaban atentamente, apuntándonos con todo tipo de armas. Sin decir nada. 

Cuando empezaba a haber demasiada tensión, yo y Kill nos adelantamos al resto del grupo, y sin decir nada, nos quitamos los cuchillos ocultados en posición de dentro de la manta y los pusimos en el suelo en señal de paz. Alguien de detrás de los vigilantes con menos aspecto de haber matado centenares de hombres se acercó a recibirnos y nos contó todo lo que ya sabíamos sobre lo ocurrido en el supermercado y el porqué de tantas precauciones. Mostramos sorpresa, aseguramos no saber nada y no nos preguntaron nada más. El espacio al que habíamos entrado era un aparcamiento subterráneo inmenso, lleno de autobuses, camiones, coches, remolques, caravanas, jets y hasta un carruaje que debían de pertenecer a lo que ellos denominaban guerrillas. Todo tipo de gente de todas partes del mundo que se mantenían en movimiento para huir de la revolución. Ciertamente es aquí, hemos llegado a La Reunión.

Los vigilantes nos acompañaron a llevar nuestro autobús dentro del complejo, y hablamos con ellos animadamente todo el camino. Nos contaron que vivían ahí, a salvo de la revolución, en esa ciudad que habían reconstruido y aprovechado rodeando la catedral, o como ellos la llamaban, La Luz. Nos hablaron de la gente de La Reunión, de que habían estado mucho tiempo organizándola, de lo importante que iba a ser. Nos dijeron que había gente que llevaba meses allí, viviendo en las casas de colores que daban al interior de la ciudad. Hablaron con mucho entusiasmo, y parecían muy buena gente. Por lo que parece llegamos justo a tiempo, somos los últimos. La Reunión es mañana, mañana va a cambiar todo. 

Una vez con el autobús dentro y los ánimos completamente calmados descubrimos que las casas que formaban una “muralla” alrededor del centro estaban comunicadas entre sí, y nos pasamos todo el día yendo de un sitio para otro, saludando y conociendo montones de personas de muchos tipos diferentes, hablando un crisol de idiomas increíble y contando aventuras de supervivencia que harían saltar a Gotrek y Felix de su asiento. Nos sentamos con un grupo de gente que venía de la antigua Italia en la casa de color verde en la que se hospedaban, parecían especialmente buena gente y tenían un par de chicas de muy buen ver por las que Joker y Poet perdían los ojos, nos sentamos con ellos y empezamos a contar historias hasta bien entrada la tarde.


Conforme la comida iba bajando y el alcohol ligeramente subiendo, la conversación pasaba de ser animada y diversa a centrarse en una sola persona contando alguna historia con todo lujo de detalles. Historias igualmente animadas, pero diferentes, historias más profundas, de una tristeza interior. Habíamos dejado de lado la mesa llena de restos de comida y ahora nos sentábamos en una sala algo más grande, con una chimenea y una hoguera que empezaban a encender. Había butacas y sillones, y conforme avanzaban las historias, mas y más gente de otras guerrillas se iban sentando donde podían a escucharlas. Después de una historia especialmente emotiva de un hombre y su caballo blanco, contada por el que lógicamente debía ser el barbudo dueño del carruaje de la entrada, se hizo el silencio. 

Durante la comida había corrido algo de vieja cerveza, y a Poet le encantaba la cerveza. Normalmente Poet no hablaba en cualquier situación, y menos delante de gente que no conocía. Tenía una forma de hablar muy artística y florida cuando lo hacía, le encantaba el drama y la teatralidad. Fue una sorpresa enorme para nosotros cuando se levantó, cogió su silla, la puso al lado del fuego, encarándose a toda la sala expectante y empezó:

- Os voy a contar, amigos míos y caballero barbudo, una historia que tuvo lugar hace solo unas semanas. Su recuerdo, aun reciente, nos aflige el alma a mí y a mis hermanos, y así, tierna antes que el roce del viento la endurezca y agriete para siempre, la voy a desvelar.

- No será capaz. – Pensé en voz alta.

- Esta es la historia, de un chico llamado Boy. – Empezó, muy teatralmente.



- Poet, baja de ahí. – Pude oír decir a Kill, por encima de la multitud que rumoreaba.

- Erase un joven chico viajando al viento en un arca autobusil con catorce pasajeros. Era el más joven de los catorce en edad, pero su alma estaba oscurecida.

- Maldito gilipollas – Pensé otra vez en voz alta.

- Un aciago día, el joven trató de iluminar su oscuridad; buscó refugio con sus hermanos pero se sintió rechazado por aquellos que lo amaban y, abandonando su hogar, se adentró en la honda espesura de la noche, creyendo que ahí encontraría la respuesta a nuestra fútil y vacía existencia.

-Poet. Cállate o te rebano el cuello. – Dijo Kill, al ver a Mom empezando a llorar y abandonando la sala.

- ¿Qué? No es mi culpa que os sentáis culpables por la muerte de Boy, fue él el que se marchó del autobús en plena noche por mucho que os empeñéis en idealizarlo. Que alguien me dé otra cerveza.

El rumor de la sala era creciente, mucha gente preguntándose quien era ese chiquillo y porque había tanta tensión en el ambiente. De alguna parte le llegó a Poet una cerveza, de la que pegó un buen trago y continuó hablando.

-Boy era un niño enfermo, problemático. – Dijo muy fuerte, bajo claros signos de embriaguez. Mala elección de palabras. Fue como una piedra plana tirada sobre la superficie el mar.

PUM

Discretamente, como todo lo que hace Sick habitualmente, había desfilado entre las butacas y gente sentada por el suelo y no había llamado la atención de absolutamente nadie hasta que se encontraba de pie, delante de Poet un segundo antes de asestarle un puñetazo en la boca tan frio y silenciador que hubiese convertido el pandemónium en una misa si se lo hubiese estampado en la boca del mismo diablo en vez de en de Poet. El efecto fue parecido. Se heló el ambiente y todo el mundo se quedó en silencio. La escena se había congelado, con la única excepción de que Poet, tumbado en el suelo, se retorcía e intentaba levantarse agarrándose donde podía, el respaldo de la butaca, una lámpara, la pared… hasta que a tientas encontró las piernas de Sick, que se había quedado de pie delante suyo. Agarrándose a Sick, y este ayudándolo, consiguió levantarse, se quitó el polvo de encima de su chaqueta, Sick le pasó una servilleta con la que se limpió la sangre que le salía del labio superior.

- Gracias. – Dijo Poet devolviéndole el pañuelo.

- De nada hermano. – Guardándoselo.

Y le asestó un puñetazo a Sick. Derribándole y dejándole inconsciente.


La escena, que había permanecido congelada desde el primer golpe, volvió en forma de caos y discusiones cruzadas por todos lados, primero entre los pasajeros del autobús catorce y luego extendiéndose a toda la sala. Vi a Code y Kill discutiendo, Truth hablando en voz muy alta sobre una silla intentando vanamente que alguien le hiciera caso. Joker soltando lo que parecía una broma a Poet y Poet empujándole y marchándose, sin mirar atrás. Intente ir detrás de él antes de ver como todos los otros se iban dispersando por las habitaciones, pero la visión de mis hermanos destruyendo lo único que teníamos, me aterraba. Quería que esa escena terminara, quería apagarlos, aplanar la superficie del agua que Poet había azotado. Apagar ese fuego.

Mis metáforas suelen acabar de una manera más literal de la que pienso cuando se me ocurren.

Vi la chimenea a la que ya nadie prestaba atención encenderse más de lo normal, una butaca se había caído y ahora repostaba sobre las llamas, que no tardaron a crepitar de alegría con ese nuevo combustible hecho de algodón y tela inflamable. Vi encenderse el sillón y este encender unas cortinas recientemente caídas al suelo que había al lado. El sillón del hombre del carruaje empezó a incendiarse, y cuando se percató de las llamas desfilando por delante de su barba, yo ya había cogido un extintor; un verdadero milagro que funcionase, y apagué la chimenea, las cortinas, los sillones y luego eché todo el contenido alegremente a chorro presión a las gordas caras de todos los presentes que osasen discutir unos con otros. La multitud dejó de pelear y se quedó callada, cubierta de polvo blanco, mirándome, y pude ver de reojo dispersarse mis hermanos en todas direcciones. Misión cumplida.

El único problema ahora son los veinte o treinta miembros de guerrillas supervivientes que acabo de bañar en polvo químico y me miran con cara de querer comerse mis órganos internos.

Hui. 

No sé qué tipo de héroe creen que soy, pero si piensan en caballos y armaduras se equivocan. Soy más de chaqueta de malote, piernas rápidas y extintor.

Al comprender, aún con media sonrisa, la situación en la que me encontraba, reaccioné tarde y mal, medio cayendo, dejando ir el extintor y culpándome con múltiples cosas logré salir por la primera puerta que encontré. Corrí, corrí y corrí llevándome por delante muebles, un buldog francés, una pequeña estatua con forma de jirafa y la ceremonia del té de algún clan japonés de la dinastía… bueno, no tengo ni idea de que dinastía eran, ni de si eran japoneses ni de qué coño es una ceremonia del té, es que todo pasó de una manera muy confusa y en mi último giro justó cuando gané un poco de ventaja a mis seguidores, abrí una puerta al azar y me metí dentro.

Era la habitación de un niño, y todo ya no podía ser más absurdo en ese momento.

- Hay un hombre en mi armario – Dijo el niño, agarrando las sabanas.


- A mí que mierda me cuentas de que hay un hombre en tu armario.

- ¿Te quedas a dormir conmigo?

¿Seguro que el niño no es una chica de diecisiete salida de alguna fantasía pajillera adolescente? No entiendo mucho de psicología infantil pero no creo que sea la manera más frecuente de reaccionar cuando un extraño entra de esta manera en tu habitación.

- Sí, claro, he venido para protegerte. - Y me metí en su cama.

Era una manera genial de esconderme después de todo. Entraron en cierto momento en la habitación y no vieron más que dos chicos durmiendo en la misma cama. Por cierto, lo comprobé y no era una adolescente. Lástima.

Fuera de la habitación iba pasando como mínimo una tropa de guerrilleros, bastantes japoneses y amas de casa y lo que pareció ser un caballo rechinando. Luego, se hizo el silencio absoluto. Menos mal, que alivio. Saqué un cigarrillo de la chaqueta que le había robado al hombre del carruaje.

- ¿Tienes fuego? – Le pregunte al chico.

- Si. – Me pasó una caja de cerillas.

- Gracias machote.

Ya os he dicho que era una situación absurda.

De golpe, se escuchó un ruido del armario. Pegamos un bote tremendo, yo, el niño y un gato que acababa de entrar por la ventana. Se escuchó otro ruido y la puerta del armario se empezó a abrir. No sé qué tipo de héroe creéis que soy, pero no se me ocurrió nada más en ese momento que quedarme abrazado al niño en pijama con mucha fuerza. Una cosa es matar estranguladores, miembros de la revolución o cajeras de supermercado, y otra muy distinta es matar seres sobrenaturales que salen de armarios cerrados.

Se abrió totalmente la puerta y de dentro salió una figura humana, de pelo castaño, con los dientes y la camiseta manchados de sangre. Era Poet, me relajé y solté al chico. Estaba blanco, ya sin ningún signo de haber bebido en su vida. Puso un pie en el suelo, puso otro, escupió sangre, alzó la vista lentamente, con una pose muy de película que se esfumó inmediatamente cuando me vio.

Aquí estaba yo, con una chaqueta de cuero, en la cama de un niño de 8 años, con el niño al lado abrazándome, al atardecer, incorporado en postura casual, fumando un cigarrillo.

- Hola. – Me dijo.

- Hola. – No se me ocurrió nada más que contestar.

- ¿Qué tal? - Casualmente.

- ¿Bien y tú? – Dando una calada al cigarro.

- Quiero hablar contigo un momento. – Dijo.

- ¿Fuera? - Pregunté, mirando al niño.

- Fuera. – Señalando una puerta con los ojos.

- ¿Puedo venir? – Dijo el niño.

- No, pero gracias por la hospitalidad, me llevo al monstruo. – Soy un héroe quizás después de todo.


Poet y yo salimos a una especie de terraza desde donde se veía la catedral de la luz, aunque con el sol tan bajo ya no tenía el mismo encanto de antes. Poet y yo hablamos primero de su huida de los japoneses que le llevó al armario y luego durante bastante rato acerca de Boy. Él tenía muchas cosas que decir, y yo mucho que reprimir; hablar de Boy me produce un vacío en el pecho difícil de disimular, pero yo era el único ahí para calmar esas aguas.

- No son solo ellos, yo también me siento culpable de la muerte de Boy. – Le confesé.

- ¿Qué? ¿Tú? ¿Porque? – Sorprendido, y nos quedamos mirándonos.

- Hable con él esa noche. Le dije que siempre guardase en su cabeza la idea de salir corriendo hacia el horizonte. Que era libre, que estaba con nosotros porque quería, que el autobús era nuestro hogar, no una jaula. – Sin apartar mis ojos de él.

- Qué tontería, eso no significa que fuese culpa tuya. – Volviendo la vista a la catedral.

- Lo sé. Créeme. Lo sé y me he convencido de ello. Pero, incluso así. Siempre piensas que podrías haber hecho algo más, haber dicho esa última frase. ¿Qué coño sabes de la vida si no puedes convencer a un amigo de que se la quite? – Yo también miré la catedral.

- ¿Qué le hubieses dicho? – Dijo después de un rato de silencio.

- Que él y Sick hacían muy buena pareja. – Sonreí y Poet se rió.

- La hacían. - Sonriendo tristemente.

Escuché lo que parecía una campanada que marcaba las horas. Se me hace increíblemente raro esto de saber qué hora es después de vivir meses y meses sin la influencia de un reloj. Nos quedamos en silencio. Pensé durante un segundo. Tiré la moneda y Poet la cogió al aire. Le miré y sonreí.

- ¿No necesitas saber que ha salido, verdad? – Me conocen demasiado ya.

- ¿Sabes que vas a hacer después de devolverme eso? Irás a buscar a los otros. Quedamos en la entrada. Tienes media hora.

- Pero… 

- Media hora.

- Pero si todos me odiaran ahora mismo.

- Una hora, hasta la próxima campanada.



No sé cómo lo consiguió Poet. No sé cómo los encontró, quizás por instinto. No sé qué les dijo para convencerlos sin llevarse otro puñetazo teniendo en cuenta lo muy enfadados que parecían todos. Quizás simplemente dijo uno a uno: “a la entrada, media hora”. No me extrañaría. Aunque hable poco, Poet sabe convencerte de las cosas, igual que Truth.

Pero uno a uno, fueron llegando y todos me decían que era Poet el que les había avisado. Los últimos en llegar fueron el mismo Poet y Sick, bastante aturdido aún.

- Bien, ya estamos todos. El vigilante jefe me ha comunicado que nuestra estancia es la casa esa de color rojo, donde podemos llevar comida y mantas. Hay agua caliente y camas mullidas para todos. Ahí mismo nos despertaran mañana las campanas para que no lleguemos tarde y me consta que me han dicho que habrá un gran desayuno para todos, con agua fresca, grandes vistas y carne variada. - Recité casi de memoria.

- ¿Pero tienes otros planes, verdad? – Dijo Truth, adivinando mis pensamientos.

Asentí. Les conté y no hubo ni resistencia ni aceptación. Nos subimos al autobús, los vigilantes nos abrieron la puerta y nos fuimos antes de quedarnos completamente sin luz. Drive condujo unos cinco minutos en un perfecto silencio compartido, con cada uno enfrascado en sus pensamientos, y así llegamos a la cala de la noche anterior.



Bajamos comida, mantas y todo lo necesario para pasar la noche allí, mientras todos descargaban cosas sin mirarse ni tocarse unos a otros, se acomodaban solo su propia comida y su propia cama improvisada separada de las demás. Poet y yo ignoramos completamente el equipaje y nos fuimos directamente a buscar piedras y tirarlas al mar. Una a una, las piedras giraban, golpeaban la superficie y se hundían en la profundidad. Estuvimos así un buen rato.

- ¿Sabes porque las piedras rebotan? – Me preguntó Poet.

- ¿Porque las tiramos con fuerza? ¿Porque giran? – Intenté adivinar.

- No, la fuerza aunque necesaria solo sirven para que vayan más lejos, y que giren o no es una simple cuestión de estabilidad. Rebotan porque la superficie del agua tiene una tensión mucho más alta que la de cualquier otro líquido. Eso hace que cuando cae algo se produzcan muchas más perturbaciones que en otro liquido cualquiera, también que las piedras reboten causando problemas más de una vez y que esas perturbaciones se disipen más rápidamente sin dejar rastro. – Intervino Code, saliendo de detrás nuestro, tirando una piedra.

- Pero cuando se hunden lo hacen ya sin energía, cansadas, y pacíficamente descansan en el fondo del mar. - Dijo Sick, ya recuperado, con un parche en la mejilla, también tirando una piedra.

Miramos a Code y a Sick, que sin decir nada más, nos ponemos a tirar piedras los cuatro juntos.

Poco a poco, primero Kill, luego Truth y luego todos los hermanos, terminamos juntando y tirando piedras planas al mar. Recogíamos primero una, luego dos o tres, luego unas cuantas, y luego un montón enorme; con el que agotamos todas las reservas de piedras planas de la pequeña cala. Cuando se acabaron, con un último lanzamiento de Sick especialmente bueno. Los múltiples golpes en el agua se diluyeron en el rumor de la marea. Nos quedamos sentados en la arena uno al lado del otro, sin decir nada, exhaustos, escuchando el ruido del mar, mirando al horizonte.


Imágenes propiedad de: Ahmed Mahin Fayaz
Imagen penúltima propiedad de: Jamiepaul

[Miembros Históricos RLG] Tim Minchin



Tim Minchin (nacido el 7 de octubre de 1975 en Northampton, Inglaterra) es un comediante, actor y músico australiano.

Tim Minchin es principalmente conocido por su comedia musical, que es reproducida en seis CD, tres DVD y un número de shows en vivo realizados en varios países. También apareció en televisión en Australia, Inglaterra y Estados Unidos, como por ejemplo bajo el sobrenombre de Atticus Flech en el aclamado reality show norteamericano Californication.

Tim aprendió a tocar el piano de pequeño, y su sueño era convertirse en una estrella de rock. Cuando después de años intentarlo dio su sueño por imposible y se vio envuelto en una espiral de decadencia, dejó a la novia que tenía desde que tenía 17 años, que se iba a dormir habitualmente a las 9 de la noche, hecho que consternaba especialmente al artista.

Se dio cuenta de que carrera no tenía futuro porque sus letras no tenían profundidad, así que se derrumbó y entro en una depresión motivada por ser demasiado alegre y su difícil relación con su padre, que nunca vino a verlo jugar al béisbol de pequeño. Fue entonces, justo cuando entró a formar parte de Random Local Guys, que dejó de ser un nerd del rock and roll y su carrera dio un vuelco tremendo; combinando sus dotes artísticas con su habilidad interpretativa y su lado cómico dio forma a lo que sería su show, Dark Side, que lo lanzó a la fama mundial y por el que ganó varios grammys, premios de la academia, globos de oro y un nobel de la paz.



[RM] Canciones de Extremoduro que debes conocer ahora que viene a tu pueblo de gira pero no antes porque antes era de colgaos.


[Recomendaciones Musicales]

Canciones de Extremoduro que debes conocer ahora que viene a tu pueblo de gira pero no antes porque antes era de colgaos.

Muy buenos días a todos. Hoy venimos aquí con una muy temática lista de recomendaciones musicales, solo canciones de Extremoduro que debes conocer para seguir siendo guay como siempre ahora que hacen una gira por España de la ostia. 

Hemos sabido recientemente que van a pasar por Sant Feliu de Guíxols, nuestro siempre querido y abierto de mente pueblucho de mierda, y como no queremos que te pierdas nada ni tengas que escuchar la discografía entera de estos yonkis de la vida, hemos confeccionado una lista con los <basics>, las canciones que debes saber para continuar siendo guay y transgresivo como nosotros; así como los comentarios más comunes que puedes hacer para quedar como el gurú de la música que todos te consideran desde que pronosticaste que Love of Lesbian iban a molar y desde que estuviese pinchando música en la discoteca del pueblo un viernes por la noche.



[RM] Extremoduro


Lo primero que debes saber de Extremoduro son los nombres de sus componentes. Robe, Robe, Robe y Robe. Esos son los miembros que debes saber. Para que lo puedas distinguir en el escenario te diremos que tiene pinta de Jesucristo yonki, de lo que se viste a menudo. Comentarios habituales genéricos pueden ser: “Robe está muy desmejorado.”, “A Robe se le ha ido un poco con los años”, “Robe es adicto a la cocaína” o cualquier burrada sin fundamento alguno que se te pueda ocurrir. 

En cuanto a la canción, menciona que el videoclip es una pasada, por no hablar del poema del principio.

Me cansa tanto tráfico
y tanto sin sentido
varado frente al mar mientras el mundo gira.


Otra cosa que puedes decir de robe, ya después o antes del concierto con una birras en la terraza de un bar, y no haciendo botellón con latas que eso es de pobres, comentar que un día leíste o viste en YouTube que dijo no sequé de los derechos de autor y de la música por internet con lo que tu estas muy en desacuerdo. 

Así, puedes llevar el tema de conversación lejos de la música a algún tema con el que te sientas más en tu salsa, como el de la SGAE, el canon digital o tú cuenta Premium del Spotify.



Vale, esta es la canción insignia del grupo. Así que te debes saber la parte del estribillo que va a cantar todo el mundo. Niñas de 12 años van a cantarla a coro, así que por muy poco identificado que te sientas con la letra, ellas mucho menos. Si eres una de esas chicas de emocionalmente 12 años que no ha escuchado en su vida extremoduro porque era para yonkis, aprende solo esta canción y grita sin dudarlo:

salir, beber, el rollo de siempre, 
meterme mil rayas, hablar con la gente, 
llegar a la cama y ...¡joder, que guarrada! sin tí. 
y al día siguiente... 


Disimula tu disgusto al oír tantos tacos en una canción. Todos sabemos que el amor es algo bonito, pero Robe es un yonki del pueblo, que va a saber el del amor. ¿Acaso se siente identificado con el amor verdadero pregonado en las canciones de Coldplay o Lana del Rey? Simplemente ignora el disgusto y di que te sientes identificado.



¿Es que este hombre no puede simplemente vivir y amar como la gente normal? Sin “cada vez que la miro me pongo tieso” ni “Su piel... ¡que me corro si me roza su piel!” que solo entorpecen lo bonito que es todo cuando te enamoras. ¿Quién coño piensa en sexo cuando se está enamorado? ¿Quién a veces simplemente tiene ganas de follar muy sucio cuando hechas a faltar a alguien? Si no consigues esconder tu disgusto siempre puedes llevar un pinganillo con música de verdad como Arcade Fire o The XX.


Lo sentimos mucho. Aquí vas a tener que, si o si, decir un taco en público. Sabemos que esto puede afectar tu imagen de moderno iconoclasta de gin-tonic en mano y conciertos bailados con rítmica aceptación con la cabeza. Pero es necesario. Es un acto salvaje que no debes cometer en ningún sitio más, pues nunca en la vida alguien decente tiene ganas de decir y gritar puta en público. Ni que fuésemos yonkis perdidos, por favor.


Este es tu momento. Es el momento que has estado esperando toda la noche. Es el momento de los “sus últimos trabajos son muy comerciales”, de “su cúspide musical es en el disco Agila, ahí tocaron techo”. O, si alguien ya ha dicho eso, toma la postura completamente contraria con la siguiente canción.



“Es su disco de culto”, “Es el refinamiento de su estilo”, “Es, para mí, su mejor disco excepto por la canción de Coda Flamenca”. Sonríe a las cámaras, menciona que los has escuchado en directo y cuelga una foto del concierto en Instagram con algún filtro chulo.

Se rompió la cadena que ataba el reloj a las horas, 
se paró el aguacero ahora somos flotando dos gotas, 
agarrado un momento a la cola del viento me siento mejor, 
me olvidé de poner en el suelo los pies y me siento mejor. 

volar...volar


Por cierto, si alguien te pregunta, Extremoduro hacen Rock Transgresivo, que es algo asi como el rock guarro pero ellos se inventaron eso del Rock Trangresivo, así que di trangresivo.








Aquí, con esta balada que no es una balada ni es nada sino una descaradísima copia de Boulevard of Broken Dreams, nos despedimos ya de esta rápida guía sobre todo lo que debes saber de Extremoduro para no quedar como un panoli ante tus amigos y familiares. 

Aunque si no te convence todo esto, siempre puedes no ir al concierto para ir a verte a algún grupo más underground que no conoces y mantener tu pose de superioridad musical e intelectual frente a esos colgados que “se sienten extranjeros fuera de tus agujeros” y que "se suben a lo mas alto de la locura", y esperar a que se ponga de moda algún grupo de verdad.


Aqui teneis la lista del Spotify:


[Capítulo 3] Leader




Caigo en lo que me parece un profundo y largo sueño. En mi caída, en los últimos instantes de semiconsciencia, voy viendo las luces de los fluorescentes del techo apagarse totalmente. Después de reventar con un cuchillo la garganta de un señor en el pasillo de un supermercado, voy viendo las luces intermitentes de los fluorescentes del techo apagarse totalmente. Hace solo un momento crepitaban con ese sonido y ritmo de fluorescente característico de las películas de miedo cuando va a pasar algo malo. Al mismo ritmo mi mente iba de la tensión del ataque a una profunda calma. 

Sueño con nubes y cosas blandas sin manchas de sangre. Camas inmensas y blancas sabanas de seda, en un reposo más que merecido. Pues no en vano llevaba más de 48 horas despierto, con el estómago vacío y ese nudo en la parte superior del estómago. Algo malo había pasado finalmente y ahora ya no tenia de que preocuparme hasta que me despertara; cosa que ocurrió muchas horas después pero aún mucho antes de lo que me hubiese gustado. El nudo había desaparecido, me sentía fuerte, en mi sueño era muy fuerte, solo estaba un poco aturdido.

- ¡Eh! Eh! ¡Despierta! ¿Estás con nosotros? – dijo una voz.

- ¿Aún respira? – dijo una voz más suave.

- Si, si, respira. – dijo la primera voz - Parece que mueve los ojos.

- ¿Estás aquí? ¿Estás con nosotros? ¿Recuerdas algo? – dijo la voz otra vez, que reconocí como Kill.

- Fluorescentes, sombras entre las estanterías, sangre y luego calma y nubes blancas. – dije con media sonrisa y la mente clara.

- ¿Qué coño estas diciendo? – dijo Kill, reconociendo mi sonrisa y sonriendo algo nerviosamente.

- ¿Cuánto hace que estoy durmiendo? – incorporándome, frotándome los ojos derrochando naturalidad.

- ¿Durmiendo? ¿No recuerdas que has degollado este imbécil, te has desmayado y caído al suelo?

- Algo he oído. – otra vez la media sonrisa, correspondida por Joker de fondo - Vamos a ver que hacen los otros.

- ¿Espera, como sabias que…? - empezó a preguntar Kill.

- Vámonos. – ya de pie, con la voz firme y mucha seguridad.



Empecé a andar rápido, y luego a correr, sin mirar atrás. Confundidos, empezaron a seguirme inmediatamente. Todo había pasado demasiado rápido y aun no habían empezado a reaccionar que yo ya me había desmayado, levantado y empezado a correr. Volvimos corriendo el camino que habíamos hecho antes guiados por el señor que yacía desangrándose a mi lado. Corrimos entre las pilas de estanterías del supermercado para volver donde habíamos dejado a Mom y Code con las chicas compañeras de ese desgraciado. Está claro que habrán oído los gritos y golpes de cuando el señor me ha intentado estrangular sin razón aparente, con las manos desnudas y siendo nosotros 10 y él 1. Espero que las chicas no estén tan mal de la cabeza como él.

Llegamos casi ya sin aire donde las habíamos dejado y están todos tremendamente asustados, de pie, y las chicas dejan ir un pequeño grito cuando me ven cubierto de la sangre de su compañero. Claramente las chicas no están acostumbradas a tanta violencia, se quedan petrificadas, sin hacer ningún amago por escapar y sin coger nada por defenderse. Siguen pareciendo… inofensivas.

- Sois de la revolución… - dice una de ellas.

- Truth, Drive, atadlas. Su compañero me ha intentado estrangular. – ordeno.

-¿Qué? ¿Qué dices? ¡Eso es imposible! ¿Dónde está Strangler? ¿Qué le habéis hecho? – dice la chica más joven.

-Muerto. – dice Kill, mirando a Code y Mom.

-¡No! – Grita la chica joven.

-¿Quién sois, que hacéis aquí, donde nos llevabais? – les intenta interrogar Kill, sin mucho éxito.

-¡Hijos de puta! ¡Asesinos! – grita la chica joven, con la cara torcida de rabia.

-Tenemos que hablar con vosotras. – intenta dialogar Kill; hablar nunca ha sido su fuerte.

Corto a Kill, para que no diga nada mas, me mira y con un gesto le digo que se retire, pero es demasiado tarde; las chicas, completamente aterrorizadas, pero aún sin hacer ningún amago de escapar ni de atacarnos empiezan a gritar incontrolablemente, llamándonos asesinos, revolucionarios, monstruos y todo lo que se les ocurre. Yo estoy completamente calmado. Controlo completamente la situación y estoy un paso por delante de mis hermanos. Frío y afilado como el cuchillo que sujeto ahora con la mano firme apuntándolas.

-Atadlas. – ordeno con un gesto a Truth y a Drive.



Se me quedan mirando con una expresión de asombro, pues no es muy normal que dé ordenes, pero obedecen inmediatamente, contentos de saber qué tienen que hacer.

Nos quedamos hablando entre nosotros mientras atan a las chicas, analizando la situación y decidiendo que hacer. Hablar por hablar. Hay que tomar decisiones, así que yo, completamente ajeno a la conversación, aún con la manta muy manchada de sangre contrastando con el blanco de mi cara acabada de desmayar, me aparto brevemente a limpiar mi cuchillo con unos trapos sobre lo que antes debían ser las cajas registradoras. 

Tengo cara de mareado, pero la verdad es que me siento realmente bien, contento de poderme apartar un instante de la gente y analizar la situación con tranquilidad. Limpio con cuidado la superficie de mi cuchillo para no desafilarlo. Es un cuchillo magnifico, hasta puedo ver mi reflejo en él una vez limpio; la cara aun blanca, los ojos casi azules, reflejando serenidad y confianza. Lo enfundo, me quito la manta manchada de encima y rebusco entre los bolsillos mi moneda de pensar.

Las chicas sollozan enmudecidas por cinta americana en la distancia y los chicos han dejado de hablar y se ocupan de sus pensamientos. Guardamos el mismo silencio de cuando perdemos a alguien a modo de respeto a la vida que me acabo de llevar. No lo hacemos a menudo. Necesitamos un minuto de reflexión. Solo se oye el golpecito que le doy a la moneda cada 20 segundos para alzarla milimétricamente al aire y volverla a coger. Yo estoy sentado contra una de las paredes de la entrada, uno a uno, dejan sus propios pensamientos, van siguiendo el ruido de la moneda y acaban por mirarme a mi. ¿Estarán esperando a que tome yo una decisión? Tengo una pinta realmente interesante en este momento. Tiro la moneda una última vez para estar seguro de mi decisión, la atrapo al vuelo y no miro el resultado. 

- Quitad la cinta americana a las chicas, quiero hablar con ellas. A solas. - digo, sin levantarme, consciente que todo el mundo esta pendiente de mi.

- Pero… - empieza a protestar Kill.

- A solas, volved al autobús. No tenemos mucho tiempo. - sin mirarlos.

La conversación no fue importante. No quiero explicar lo que ocurrió, solo necesitáis saber que yo obtuve todo lo que quería de ellas y que a partir de ese día mis hermanos me tuvieron un miedo secreto más que justificado. Les hice un gesto para que volvieran al supermercado.


- Seguidme. – les dije, una vez dentro, sin dar más explicaciones.

Fuimos hasta el final de esa maraña de estantes para ir a parar a otra sala más pequeña donde había diferentes pilas de cajas numeradas. Era donde nos estaba llevando el señor del supermercado llamado Strangler.

- La pila número 18 es para nosotros. – dije señalando una montaña de cajas. Una para cada uno. Trece.

- ¿Porque te atacó? – dijo Truth, sin miramientos.

- No lo sé. – dije, sin dejar de señalas las cajas.

- ¿Pero qué vamos a hacer? Se van a enterar tarde o temprano. – dijo Mom, preocupada.

- No van a creer que nos atacaron. – dijo Truth, muy acertadamente.

- Vamos a tomar solo nuestras cajas e irnos. Nadie sabrá que hemos sido los últimos que hemos estado aquí ni nos podrán acusar de nada. Solo sabrán quien ha venido y quien no, como nadie habrá robado nada creerán que han sido los de la Revolución. - ese era mi plan.

- ¿Pero y las chicas? Saben que hemos sido nosotros. – preguntó Mom.

- ¿Que chicas?

Es el precio de la supervivencia. Quizás te repugne ahora mismo, pero he hecho lo necesario para protegerme a mí y a mis hermanos. Este es nuestro mundo. Toma decisiones o muere.

Cargamos las cajas de nuestra pila al autobús; están repletas de comida, ropa y cosas básicas de supervivencia. Realmente era una muy buena bienvenida. Una caja por persona. ¿Cómo sabrían cuántos éramos? ¿Por qué diablos siempre hay algo raro o se tuerce todo en algún momento?

- ¿Cómo sabias que te iba a atacar? – me pregunta Kill en privado, mientras estamos cargando las cajas en el autobús.

- ¿Cuánto tiempo he estado inconsciente? – dije cambiando de tema.

- No cambies de tema. ¿Qué has hecho con las chicas? - insistiendo.

- ¿Cuánto tiempo he estado inconsciente? – ahora con los ojos abiertos, mirando a los suyos.

- Las has matado. No te entiendo, es un comportamiento mucho más propio de mí, no eres así normalmente. - devolviendome la mirada.

- Kill, ¿cuánto tiempo he estado inconsciente? – digo mucho más alto que antes y todos paran de trabajar para escucharnos

- ¿Que te ocurre? Pues nada, unos segundos, cinco o diez como mucho. – dejando la caja que sujetábamos en el suelo.

- No puede ser. En mi cabeza ha pasado mucho más tiempo. – hago que no con la cabeza, sin dejar de mirar a Kill a los ojos.

- Eso es normal, tu mente te juega malas pasadas. – dice Kill, sacando hierro al asunto.

- No es eso. Esta atardeciendo. – sin dejar de mirarle a los ojos.

- No digas tonterías, hemos entrado al amanecer y hace como mucho hora y media de eso.

- Chicos… está atardeciendo. - empieza a decir Truth, señalando el Sol, escondiéndose lentamente tras las montañas.

- Vámonos de aquí, todos dentro de catorce y vámonos de aquí, pasaremos la noche en las afueras. – dije, cargando aprisa las últimas cajas, sacando a todos de su expresión de "que coño esta pasando aquí".



Subimos todos al autobús, Drive arranca en dirección contraria de dónde veníamos por la mañana y me parece ver gente en la distancia ir dirección al supermercado. Para evitarlos le digo que coja un camino que nos lleva a una pequeña playa de arena, rodeada de árboles, una casa abandonada y rocas. 

Estamos extrañamente cansados, pero aquí nos sentimos protegidos, necesitamos descanso psicológico. No se ven luces en el mar. No se ven luces en el horizonte. Aquí sacamos comida. por fin comemos tranquilamente, no muy contentos pero tampoco muy preocupados; teniendo en cuenta lo que ha pasado hoy, se respira una tranquila paz. 

No hay canciones, no hablamos mucho, nos reconfortamos mutuamente con nuestra presencia. Hasta nos atrevemos a hacer una pequeña hoguera para cocinar y apagar el autobús. No se oye ningún ruido excepto el crepitar del fuego improvisado. No hay luces en la otra orilla, no hay luces en el horizonte, se apaga lentamente el fuego sin que a nadie parezca importarle. En otro tiempo nos hubiese preocupado mucho dormir en la oscuridad; pues por la noche, indefensos, no somos más que los niños desamparados que éramos al inicio del viaje. Poco a poco, hemos ido venciendo esa oscuridad, no dejándola de temer, sino abrigándonos en ella. Ahora tememos al ruido y al fuego, ahora tememos a las luces que se abren de golpe y a las que se ven a la distancia de noche. Pero hoy nos sentimos como si ninguna luz se atreviera a entrar en nuestro nido. Normalmente somos nosotros los que debemos gritar, huir y sangrar. Hoy decidimos que luz queremos y que luz no. Hoy yo he tenido la antorcha y soy yo el que vigila la noche mientras los demás duermen tranquilos en mis brazos. Hoy, por un día, aunque para mal, nosotros hemos sido a quien temer. Hoy solo queremos que las luces del cielo nos guarden la noche hasta mañana.


Continuará.

Llantos a la Luna. Segunda parte: Bailando con Lobos


Llantos a la Luna. Primera parte: La Cara Oscura de la Luna

Esta es la segunda serie de poemas que publico bajo el título de Llantos a la Luna, pero cronológicamente son los últimos que escribí; cuando lo hice, y prácticamente siempre que escribo, era de noche. Aquella tarde debí pasármela durmiendo ya que mi horario de sueño habitual suele repartirse en casi partes iguales entre la tarde (entre las 16:00 y las 20:00) y la noche (entre las 04:00 y las 09:00); de este modo suelo estar muy activo entre las 00:00 y las 03:00.
Aparte de activo me siento dentro de un estado de percepción diferente, más despierto en algunos aspectos, y con tendencia a un estado de ánimo melancólico. Esto afecta a todo lo que haga; mejora alguna actividad, como es escuchar música, ver una película, escribir o tocar; por supuesto, todo esto acompañado de tabaco, nicotina medicina.




Llantos a la Luna. Bailando con Lobos


Son días en
Que todo es cuestionado,
¿Qué es real y que no?
¿Qué está pasando?



La dulce semi Sioux, me llevó hasta el lago.
Me disponía a despojarme de mi vestimenta;
Ella frenó el movimiento de mi brazo
Sonrió y se desvaneció.

Ceniza en el aire sin más rumbo que una nota,
Sin más placer que el agudo y bajo dolor.
La castidad de la Diosa, dolorosa
La locura de la Diosa, interesante…






Añicos por el dolor
Añicos por la duda
Añicos por la inexistencia
Añicos por la mentira.




¿Quién es el que habla?, ¿Quién es el que decide?
La moto y el cigarro han sido encendidos
Y el balón despojado, de su dulce cubierta.




Estoy viniendo..
Palabras de un amigo
¿esperanza?, ¿imposibilidad?
Todo es posible.
El límite es puesto por
El subconsciente alimentado
De basura conspiracional
De basura elitista, gubernamental.
¡Qué gran idea, por Dios!
¡Creamos que podemos hacer lo que queremos!
¿Qué podría salir mal?
Solo podríamos perder nuestros sueños,
Solo podríamos olvidar toda esperanza,
Solo podríamos desvanecernos temporalmente…
¿Entonces qué pasaría?
¿Tan Solo? Dejaríamos de interesarnos
Dejaríamos de buscar, de anhelar,
Perderíamos el ímpetu, la pasión,
Desaparecería la entrega, quedaría resignación;
Autocompasión, quizás, ¿ojalá?





Sueños que nunca llegan
Fantasías que nunca se cumplirán..
La realidad no se podría diferenciar más
De cómo te gustaría que pudiera ir.
Se ha acabado, Adiós.



El llanto del perro no cesa,
La oscuridad y la soledad
Cavan un hueco dentro
De su alma y le mantiene
Triste y melancólico, solo
Le queda esperar a que
Salga el Sol y ellos..
vuelvan.





Cosas que no parecían estar determinadas a acabar
En el desenlace se desvanecen, tan solo queda el triste
Y sofocado recuerdo.
Un mal final acabó con todo, se sobrepuso por encima
De los buenos momentos, de las divertidas noches y sobretodo..
Dañó la conexión que unía, a estas personas..
el grupo está disuelto
Solo queda el recuerdo.



A dormir.


El insoportable peso de las apariencias




¿Porque la gente se viste como se viste? ¿Porque hay ciertas estéticas muy marcadas que comparte gente que no se conoce de nada? ¿Porque nos sentimos atraídos a vestir como nuestros ídolos, aunque no sepamos casi nada de ellos? ¿Existe alguna razón ulterior o debemos desprendernos de tanta superficialidad? ¿Porque damos tanta importancia a cultivar nuestra apariencia para el otro sexo y luego nos quedamos sin nada que decir en frente de ellas?

¿Porque nos torturamos la piel y sangramos para tener piercings y tatuajes y  pagamos por ello? ¿Es que somos idiotas? 


Yo nací en un pueblo. Tengo dos hermanas mayores. Una de ellas, la mediana, me marcó en algunas cosas, en algunas escenas. Yo nunca me había interesado mucho por mi aspecto, consideraba las apariencias algo muy frívolo. Me daba completamente igual la ropa que llevaba, excepto un par de camisetas a las que tenía un cierto cariño; pero sin llegar a reservármelas ni nada parecido, simplemente si las llevaba me gustaban. Tampoco me fijaba mucho. En el pasillo de mi casa había un espejo de paso obligatorio unas 10, 20, 30 veces al día. Nunca me giraba a mirarme, ni aunque fuera antes de salir. Un día decidí ir a una comunión en camiseta de basquet y pantalón corto para exasperación de mi madre e incomprensión de mis hermanas.

¡¿Es que vas a salir así?!

Terminé yendo solo porque se negaron a venir conmigo.

Nunca he tenido a mis hermanas como modelo de conducta, más bien todo lo contrario; concretamente en cuanto a las apariencias, estilos y aparentar, siempre lo he asociado a personalidades débiles, narcisistas de supervivencia; una solución a la falta de contenido intrínseco de una persona; que incapaz de comprender los hechos e ideas en sí, solo sabe ocuparse de las formas, y creen que las formas son todo lo que hay. Mi hermana llorando dinero a mis padres para luego ser la más chula del barrio con su sudadera Virus. Robando dinero para salir por el hecho de “tener que estar ahí”. Ya mayor, con trabajo, con coche, y mi madre dándole dinero para, entre otras cosas, gastar 50 euros en la peluquería cada mes. Llorando delante de un espejo, porque no es lo suficientemente delgada, gorda, ancha de hombros: yo que sé. 

Esa es la relación que he tenido yo desde pequeño con el preocuparse de la propia apariencia. Por no mencionar el hecho de que las chicas que visten marcas o hacen ostentación de algo de su apariencia en la escuela y el instituto, esa jungla social, suelen ser las más hijas de puta. Por no hablar del mundo de la moda, de las apariencias en general, que me parecía poco más que una mierda. ¿Sabe usted lo que es una mierda? Pues eso. Una mierda.


Realmente he tenido poco contacto con el mundo de la moda, he tenido el contacto que puede tener alguien que ve las noticias cada día, no lee revistas para chicas y huye más rápido que Sombragrís cuando alguien me decía de pequeño que tenia que ir a comprar ropa. 

Es decir, poco contacto. Por eso mismo os voy a contar lo que se ve desde fuera. 

Lo que ves desde fuera son pasarelas de ropa de lujo en Londres, París y Nueva York, en la que atuendos completamente absurdos, no porque parezcan horribles, sino porque son completamente no funcionales. Ropa de chocolate, pamelas que desafían las leyes de newton, telas cruzadas, cremalleras de diez centímetros de grosor. Cosas que no es que sean horribles porque yo estoy acostumbrado aunque no me lo parezca a un cierto estilo de vestir que me ha tocado por la época en que he nacido y si viera como vestían hace dos siglos también me echaría las manos a la cabeza blablablabla. No, cosas horribles porque no se las pondría nadie nunca porque no son funcionales. Son constructos absurdos hechos por alguien que ha perdido el contacto con la realidad. El mundo de la moda oficial, en posición dominante, curvándose sobre sí mismo. Las chicas apodadas Miss Universo completas subnormales detrás de las posturas y sonrisas entrenadas. Un templo a la ignorancia. Absurdo. Denigrante. Decadente.



Por otro lado, podemos ver, año tras año, en la gala de los Oscar, o Globos de Oro, o lo que sea gente hablando, y millones de fotos, y millones de tweet, y programas comentando sobre cine. Solo bromeaba.

¿Porque hablar de cine si puedes hablar de la ropa que llevan los participantes? 

No solo ocurre en los Oscar, aplícalo a cualquier gala que quieras medianamente conocida. Vale, si a mí me gusta el fútbol y en una gala de cine se ponen a jugar al futbol, pues yo me voy a fijar en el futbol. ¡Pero es que vestirse se viste uno para ir a cualquier sitio! ¿Pretendemos que Brad Pitt sepa chutar faltas desde media distancia y nos reímos de él si la falla? Pues todo el mundo se ríe de Messi cuando va a las galas del balón de oro vestido como le da la jodida gana. Quizás no seguir los dictados de la “moda” es lo que quiere expresar, pero se interpreta como simplemente mal gusto. 

Así, la moda para mí, no hacia más que confirmar el estereotipo de ocuparse solo de banalidades como si fuese lo único que importa, como si no hubiese persona ni mensaje detrás, comentando el precio y el diseñador del vestido de gente que tiene otras cosas más importantes que hacer; que, simplemente pagan 20.000 dólares a alguien para que les diseñe la ropa para la ocasión y les vista, les dejen en paz las jodidas revistas de moda y puedan irse a su casa a llevar chándal como hace todo el mundo. Absurdo, frívolo, superficial.



Con los famosos y poderosos ensalzados por el culto a la personalidad, no por el motivo que les lleva a ser reconocidos, sino como modelos de conducta, al verlos vestidos de una u otra forma crean en parte las tendencias que luego vemos en nuestras calles. 

La publicidad y las marcas, cuando nos venden un producto, no solamente venden el producto en sí, venden todas las características asociadas a él. Los famosos cuando venden, ya sea llevando o publicitando algo, carisma, éxito, sofisticación, sensualidad. Sin duda atributos que todos querríamos asociar a nuestra persona. Inconscientemente asociamos su imagen de éxito a aquello que llevan y las formas en que comportan. Por algo la profesión de vender la propia imagen se le llama ser “modelo”. Porque eso es lo que hacen exactamente, ser modelos de la sociedad; los anuncios no son una lista de las características del producto, el anuncio de perfume es un mensaje de como de feliz, sensual y sexy es la modelo que lleva el perfume, que lleva el mensaje implícito de que tu también lo serás si lo compras. Así es como define tendencias en la moda nuestra sociedad, dejar la representación de las virtudes en manos de aquellos que buscan vender camisetas que valen un euro como si valiese treinta.



Obviamente, un sistema así está obligado a reciclarse continuamente, pues si fuera demasiado estático la misma ropa que sirve para un año serviría para el siguiente; así que los ciclos asociados a las tendencias que hemos hablado antes ya no son fruto de una reinterpretación de conceptos y creación de nuevos ideales, es un sinsentido destinado a vender más y vender mucho, y ha dejado de estar ligado al lógico relevo generacional. 

Si fuese atado al relevo generacional veríamos los jóvenes intentando distanciarse de las ideas que marcaron a sus padres y abuelos por motivos ideológicos, y eso se vería reflejado en rechazar su forma de vestirse; en cambio lo que vemos, sobre todo ahora con la moda hipster, es el decaimiento a la misma ropa a 30 euros la camisa que encontraría yo en los armarios de mi abuelo. Un retroceso a la moda vintage, contemplada dentro de los ciclos normales de clasicismo, romanticismo y neoclasicismo pero sin que haya ninguna conexión con ninguna idea ni de recuperación de valores antiguos. Superfluo, poser, imbécil.

De esta manera lo que acabamos viendo en nuestras calles viene dado por lo que se supone son tendencia y en realidad son porque si, porque alguien lo ha decidido o porque es lo que hay en los almacenes del zara, sin que haya tendencia social alguna. Esta primavera se llevan los tonos pastel. Y punto. Porque sí. No hay simbología detrás. Hay los ciclos de un sistema desconectado que no alcanzamos a entender y gente vistiendo las estelas de esos ciclos a precio de oro. Seguir las tendencias no es un juego de buen gusto ni de encajar con tu personalidad, es un mero trámite elitista; pues la ropa vale dinero y no todo el mundo tiene el tiempo ni las ganas para seguir la moda e ir a comprar ropa cada mes. Los signos de identidad social se aplastan y reciclan como parte del merchandising y pasan a formar parte de una caricatura.



Ligados a las ganas de pertenecer a la élite social y emular famosos en sus "ingeniosas" referencias culturales, revistas de moda y programas de televisión crean los estereotipos asociados a las maneras de vestir y al poder normalmente definido por los niveles económicos de esa élite. Las personas que no pertenecen a esa élite intentan tener una imagen elitista, para corresponderse con el estatus social de sus ídolos, aunque no corresponda con su situación socio económica. Eso les lleva tiempo y un dinero que no pueden gastar.

¿Que tipo de gente imaginas gastando su tiempo y dinero en moda en vez de en literatura, arte, música o videojuegos?

Gente vacía de contenido intelectual.

Gente trabajando ocho horas en un supermercado para llevar luego cadenas de dos mil euros y el coche tuneado. Pseudohippies que critican a Apple en sus ratos libres hasta que su tía la que tiene pisos les regala un macbook air pro por su cumpleaños. Ese chico sin mucha personalidad que se encuentra reflejado en Big Bang Theory porque él también es un inadaptado social e intenta tener estética de nerd comprándose videojuegos y colgando posters de comics que no ha visto en su vida. Chicas adolescentes introvertidas, temerosas y estables que adoran estrellas de rock y en un vano intento de asociarse a ellos copian la estética e ignoran completamente el contenido. La chica con la camiseta del Che comprada en el zara, el chico pijo con la camiseta de Ramones del Berska y el chico antiglobalización comiendo en McDonald’s.

La apariencia como sobrecompensación de la falta de contenido.


Por supuesto todo el mundo da a lo que hace y a lo que lleva el significado que quiere; no estoy diciendo que uno sea un hipócrita por ir de comunista y comprar camisetas de 30 euros. Aunque es un buen indicador. 

También puedes llevar una camiseta de Obey, esa archiconocida marca, a modo de sátira de la sociedad actual. Podría ser que llevando Obey en una camiseta, que significa obedece, estés diciendo que realmente ese es el mensaje de las marcas y la publicidad; llevándolo tal cual, sin complicaciones, tu revelas el mensaje y los criticas simplemente exponiéndolo como aquello que realmente es: Adidas, Nike, Coca-Cola… las marcas y el sistema capitalista como vehículo para decir obedece, trabaja, consume.

Pero, amigos míos, cuando veo a mi prima de 12 años con una sudadera de 50 euros que pone Obedece en letras grandes y rojas, le pregunto porque la lleva y me contesta que porque es muy SWAG, mi teoría de la sátira irónica a la sociedad consumista se derrumba. La lleva por imagen, si tener ni idea de lo que esa imagen significa. Sigue las normas de un sistema incapaz de comprender, así que puramente imita estereotipos. La estética como modo de expresión ha muerto. ¿Es entonces algo sin sentido que debemos olvidar, vestir ropa funcional y lo mas barata posible sin transmitir ningún mensaje? Incluso eso es un mensaje.


¿Ha muerto? ¡NO! Lo que ocurre es que da palos de ciego.

Todo aquel que compra una prenda de vestir con otro objeto que no sea el de cubrir su cuerpo y protegerse de los elementos naturales, se hace culpable de orgullo. (…) No hay una sola persona en este mundo que renuncie al adorno.
La Biblia Satánica - Anton Lavey

No me voy a creer una mierda de lo que digas que tu no estas obsesionado con tu propia imagen. No me voy a creer que te pongas en superioridad moral respecto los que trabajan ocho horas para comprar bolsos caros y aparentar un estatus social mayor. Porque tu, y yo, estamos hechos de la misma mierda. Que te digas a ti mismo que no te importa tu apariencia o lo que los otros piensan de ti no se saca del juego de las apariencias, ni de vivir bajo su insoportable peso.

No podemos renunciar a nuestra individualidad, y la ropa que llevamos es una bandera de ella. Las etiquetas son necesarias. El orgullo es necesario. La identificación con algo, aunque sea un estereotipo es necesaria, porque es necesaria nuestra identidad. 

Es una reafirmación de nosotros mismos. 

Aunque a la práctica la gente se vista imitando modelos y cumpliendo clichés y estereotipos con una precisión endiablada lo cierto es que no lo hace conscientemente, aunque no por ello son libres de su pecado. Intentando afirmar, construir o probar su identidad probamos diferentes expresiones de nosotros mismos, escogemos, consciente o inconscientemente, como mostrarnos al mundo porque así es como seremos a sus ojos. Es lo que siempre hemos dicho aquí. Tú puedes ser el genio que quieras dentro de tu cabeza. Pero es aquí, en el mundo real, donde te vas a encontrar a tus enemigos.

Escoges como mostrarte porque eso es importante, porque eso también te define. Confundimos muy frecuentemente nuestra imagen mental de nosotros mismos con nuestra identidad, cuando nuestra identidad se encuentra en todo lo que hay de nosotros, no solo en nuestra mente, sino también en las otras personas. 

Fijarse en la apariencia de alguien para juzgarlo y clasificarlo en tu estereotipo preferido es deleznable si se hace mal o se hace definitivo, pero no es algo malo per se; prejuzgar en base a lo que vemos es una herramienta muy poderosa, fruto de muchos millones de años de evolución, pero hay que controlar tus prejuicios. De hecho, si nos ponemos finos, todo es prejuzgar, porque nunca vas a poder conocer a alguien completamente, nunca vas a poder saber, ni aunque hables con él, el significado exacto de sus palabras.

¿Porque no usar también la imagen que muestra al mundo como parte de ese dialogo? 



Como chico, creía que yo daba poca importancia a las apariencias, pero estaban en mi mente de un modo que no podía comprender, como no comprendía y no quería asumir que sí que importaban por no ser “muy superficial”; me encontraba a merced de mis prejuicios, justamente al creer que no tenía. 

Los prejuicios son inherentes a la mente humana, un arma poderosa, y de todas las personas que me he encontrado en mi vida que afirmaban no tener, que afirmaban no fijarse en el aspecto de la gente o que afirmaban que “no me importa lo que piensen de mi”; ni una, ni una sola, renunciaba a los adornos. Ni una, ni una sola, no estaban completamente obsesionadas con su propia imagen. Ni una, ni una sola, nunca habían cambiado de carril o dejado de hacerlo porque un cierto estereotipo de persona estaba andando por la acera de noche.

Todos tenemos prejuicios, negarlo no sirve de nada, para luchar con ellos hay que conocerlos. No basta con definirse, también hay que definirse teniendo en cuenta la significación que tiene en tu entorno, no únicamente en tu cabeza. No puedes creer que por el hecho de renunciar a la identificación consciente tuya o de otros vas a eliminar la realidad de que nos juzgamos constantemente. No es algo triste, es algo necesario para nuestra supervivencia. Milenios atrás, no prejuzgar a una persona no conocida significaba no distinguir amigo de enemigo. Hoy, la diferencia no va a estar entre saludar un compañero o morir empalado por el miembro de otra tribu, pero sigue teniendo importancia.



Nuestro aspecto, nuestras primeras palabras superficiales con alguien, nuestra foto de perfil del Facebook, aspiran a decir tanto de nosotros mismos que a veces lo que decimos después no es más que una justificación o demostración de todo ello. 

Intenta cambiar de forma de pensar, volverte anarquista, misógeno, adicto a la heroína y fan de Alejandro Sanz y todo el mundo te va a tratar igual. Córtate el pelo de un modo que nunca antes lo habías hecho, y todo el mundo pierde la cabeza. 

Ves a tu alrededor que la gente te trata diferente, ves a los desconocidos presuponer que eres un punki y a tus conocidos rajar del cambio, sea cual sea, porque no encaja con la versión ya estereotipada que tenían de ti. Tienen que volver a observarte, encontrar una explicación de tu cambio, volver a enmarcarte en su pensamiento para tener otra vez sensación de control. Si no encajas con ninguno de sus cajones, te marginan. Pero es inútil obsesionarse con ello, y si lo haces, voy a pensar que tienes algún grave problema de autoestima y que esos cambios no son para expresarte ni explorar, sino para buscar aceptación en tu entorno social. Si, justamente tú, que siempre dices que no te importa lo que piensen de ti, como justificación metafísica de hacer todo lo posible con tal de que la gente piense en ti y ser el centro de atención.


¿Por qué no mostrarse uno rebelde, si es rebelde en su pensamiento? 

¿Por qué no mostrarse uno cambiante, si es cambiante? ¿Por qué no debería uno dar miedo, si es oscuro? ¿Por qué no debería uno provocar, si es muy sexual?

Eso es lo que la estética debería reflejar. Así es como nacen las tendencias y estereotipos antes de sumirse en el caos social de las pretensiones, las chicas con emocionalmente 12 años y las bolsas con el símbolo del dólar. Después nos quejamos cuando nos encajan en un marco social estereotipado y no podemos salir, es que no nos hemos definido nunca antes ni hacemos nada para cambiar eso.

Conversación real a través de Facebook, con muchas más faltas que las mostradas aquí; sobre este artículo mismo.

Jordi - Parlo de els cicles naturals de les tendències, ja sigui artístiques, polítiques, etc.
Com tot plegat es una mica una repetició dels conceptes de classicisme, romanticisme, neoclassicisme. Cicle que es pot expandir de moltes maneres, però sempre acaba compartint unes mínimes expressions de: valors clàssics, rebuig, reinvenció, reconsideració de valors clàssics, i valors clàssics reinventats. El mateix procés es pot aplicar a casi tot; política, art, pedra paper tisores, metajuego de Magic… saps?

Nil – Si, si, entenc el que vols dir.

Jordi - Bàsicament dic que la moda ha deixat de formar part d'aquest cicle i, en conseqüència, el concepte de les aparences.
Perquè la moda esta tant recargolada en si mateixa que si te sentit deixa de ser una distingible des de fora, deixa de banda les seves virtuts i implicacions bàsiques i nomes serveix per crear models de comportament i en conseqüència tornar la gent superficial, buida i absurda


Nil – Discrepo. No es que torni a la gent superficial, la gent es superficial i això ho mostra.

Jordi - Es exactament el que hauria de ser.

L'aparença hauria de ser un reflex de com ets i de com esculls mostrar-te al mon, però en comptes d’això ja perdut aquests valors basics i nomes es una reverberació de tendències d'un mon (el de la moda) tant autoreferencial que no entenem res.
La gent, buscant referents n'acaba formant part, donant lloc a situacions absurdes, perquè ja no saben perquè estan vestint certa cosa o donant certa imatge de ells mateixos, perquè no ho saben aïllar del context.


En medio de todo el caos que domina el mainstream de modo implacable, hay grupos de gente que por una razón u otra abandonan la calle principal. 

Esas personas, juntadas debido a algún gusto común, afición o simple rechazo al grueso de la sociedad, forman calles secundarias o subterráneas que conforme van avanzando y no se dejan tragar por la marabunta general cogen referencias, modelos de conducta y simbología propia o de una parte concreta de la cultura popular. Esas calles secundarias se ven reflejadas en sus propios referentes, y si siguen aisladas un tiempo más de la calle principal, acaban desenvolupando personalidad propia producto de la afición común original y la autoreferencia. Con ello, simbología, estereotipos y un carácter asociado. Estoy hablando, como no, de las subculturas urbanas.


El black metal noruego vio nacer uno de sus grupos referentes en un garaje donde se guardaban clavos, piezas de metal, tratando de lucir más amenazadores, incorporaron algunos de esos elementos en su forma de vestir. 

Sus integrantes estaban en una región del mundo pacifica donde casi nunca ocurría nada y todo iba perfecto de puertas para afuera, descubrieron más tarde que había tabús y un sentimiento de inferioridad muy fuerte y culpabilizaron a la moral cristiana. Empezaron a vestir cruces invertidas como protesta a ese hecho y exponían el tabú de la muerte maquillándose la cara como si fuesen esqueletos.

Un día, de pronto, de todos lados les aparecían chicos con sentimiento de inferioridad vestidos como ellos decepcionados de que no quemasen iglesias día si día también.


El grunge, el movimiento/filosofía/protesta/estilo de música nació del ambiente inconformista, renunciando a las caducas referencias de las estrellas de rock, renunciando a la estética propia de ídolos de masas, tocando en garajes y protestando contra el establishment. Eso se tradujo en instrumentos distorsionados o mal afilados, porque no se podían permitir otros; ropa rota y descosida, porque se negaban a ir a la moda. Pelos largos y alborotados, de colores, desafiando convicciones sociales. 

¿Te das cuenta de lo paradójico que es que haya gente que lleva cuidadosamente una estética despreocupada para parecer ser muy despreocupados y rebeldes? 


La estética propia de una subcultura originalmente nace con una razón de ser. 

Es una expresión, o consecuencia, de aquello que predican o de aquello que forman esos grupos de gente pioneros en algo, antes de que se tomen como referencia y otros copien su comportamiento, estilo y estética. La superficialidad de simplemente copiar esa estética se traduce a olvidar los motivos ulteriores de esta, pues una manada de adolescentes y no tan adolescentes ven en sus puntos de referencia no un espectáculo ofrecido, sino un camino real a seguir. Raudos y veloces, en un intento de agrupar en ellos mismos las características que se asocian a la subcultura copian solo las formas, comprando pantalones desgastados de 50 euros, llevando tachuelas redondeadas, dejándose el pelo largo para parecerse a su ídolo, que les grita desde la distancia:

"¡Sed vosotros mismos!"

Pero es inútil, el mensaje llega tarde, llega mal o no llega. Llegan característicos personales del ídolo como si fuesen normas de comportamiento. La impresión del personaje, la imagen asociada, es la que se compra lleva y refleja inmediatamente. Eso es lo que venden las marcas. Eso es de lo que hablaba al principio.

Demasiado a menudo, simplemente nos quedamos embobados con la imagen y personaje que intentamos emular, de manera que sin serlo en absoluto nos quedamos viéndonos a nosotros reflejados en ese personaje aunque poco tenga que ver con nosotros. Normalmente ocurre con estrellas de rock, del cine, de la television, escritores, e incluso personajes ficticios, protagonistas de series y de peliculas; originado el conocido efecto Amelie, que lleva a las chicas a pretender ser francesas, y especiales y intrigantes y perfectas pero no llegarían a sonreír como Audrey Tautou ni que entrenaran mil vidas.


Yo vivía en un pueblo. En Sant Feliu de Guíxols y alrededores, siempre ha habido, por ejemplo, reflejos de la subcultura metalera, conviviendo con muchas otras. Muchísimas otras, y a veces, estéticamente muy pero que muy marcadas. Ves canis, ves rastas, ves punkis, ves anarcas, ves deportistas, ves chonis, ves pijas, etc. etc. 

Uno no puede evitar preguntarse; 

¿Esas estéticas tan marcadas, tienen alguna idea detrás aparte de los vestiditos, medias rasgadas y que sus miembros digan tener un concreto gusto musical? 

Sería de esperar, con esas tendencias tan claras y cambios de vestuario extremos, que las formas de pensar e ideas se correspondiesen con ello. Pero no es así. Es una cuestión en entorno, de identificación con algo, con una imagen, que nada o casi nada tiene que ver con las ideas originales.

La mayoría de chicas vestidas de pseudopunk que veo, no tienen nada de punk. No es que sea algo intrínsecamente malo, si escuchan punk pueden vestir la camiseta de punk que quieran, y aunque no escuchen punk también pueden llevar una camiseta de Sex Pistols, le puede gustar estéticamente, o también puede darse que sea gilipollas. Lo que no se explica tan fácilmente es porque ocurre siempre. La casualidad explicaría un caso, o dos; pero no todos.

Mas allá de si conoce o no el grupo, muchas veces esa estética solo está destinada a crear un contraste con el entorno; la identificación con la estética punkie ha transcendido en forma de pura rebeldía; una expresión del rechazo a alguna cosa de tu entorno. Te dejas seducir con la idea de que eres un contrapunto a aquello que odias de tu vida y te identificas con quien antes de rebeló con el sistema, aunque ni los motivos ni el sistema tengan nada que ver con los de aquel momento. Solo queda el concepto de rebeldía.



Mucho más frecuente es seguir una estética y una identificación que, además de proveer un cierto círculo social, suple las carencias personales de cada persona o se ocupa de mostrarse “como le gustaría ser”. 

Así, el chico que no tiene nada en la cabeza, suele adoptar una pose de intelectual; la chica tímida y algo pija tiene un alter ego en internet llamado punkrocksuicidegirl. Lo que debería ser, y a veces es, una expresión de la propia persona se torna un complejo caos de apariencias, camisetas de grupos, fotos en blanco y negro; para el regocijo de los cotilleos y para cansancio y desespero de los chicos que como yo pensaba de pequeño que las apariencias era algo vacío, superficial, absurdo que había que evitar.


Pero uno no se despierta un día en su apartamento de 200 metros cuadrados y decide crearse un alter ego y parecerse a Sid Vicius así fríamente. Uno no abre la Wikipedia y empieza a memorizar para recrear su vida ni coge una imagen de la Wikipedia y le copia la vestimenta. Todo empieza en el entorno. Con alguna pequeña idealización o romantización de alguna conducta. Se puede romantizar casi todo, y en el caso del culto a alguna personalidad, es muy fácil. Esas personas, personalizaciones de algún movimiento, salen por la tele como dioses, entran a través de nuestros ojos en nuestra cabeza y ya nunca salen de ahí. Se reflejan poco a poco, identificándote con una apariencia, costumbres y gente. Guiándote a lo que quieres ser. 

Alguien se olvidó de decirte que con parecerte físicamente no bastaba.

Esas pequeñas inclinaciones a veces se manifiestan en tu entorno cercano, dependiendo de la persona y, obviamente, de lo permisivo del entorno. Si alguien está en un ambiente muy religioso, se identifica con el satanismo pero no es nada rebelde, entonces poco satanismo va a exteriorizar. Internet es una potente vía de escape para esas situaciones, pues ofrece un espacio abierto, con pocas restricciones en las que para algunas personas significa poder ser quien siempre han querido. Donde en su entorno encuentran resistencia, aquí encuentran gente como ellos. Todos somos un poco diferentes por internet, todos tenemos algo de alter-ego, aunque no me atrevería a decir cuál es el alter ego, el de internet o el de el mundo real. Probablemente ninguno de los dos, los dos son partes de como escoges mostrarte al mundo.


En internet, para ser algo solo hace falta querer mostrarte como tal, no tienes que ser como tal. 

Por eso somos todos tan atrevidos, tan listos, tan graciosos, tan rebeldes. Tan divertidos en nuestra foto de perfil. Facebook es nuestro escaparate al mundo. Es una herramienta muy poderosa de identificación personal, pero por otro lado también favorece el postureo, la aprobación fácil y la imagen sin contenido. Pero es que no solo está Facebook. Está Twitter, está Ask, está Tumblr, está Imstagram. Aprovechamos cualquier resquicio, aunque sean los 20 caracteres y los 80x80 pixels de la imagen del Whatsapp para definirnos y distinguirnos de la masa. Y algunos lo cambian cada día, como si alguien lo fuese a leer, tenemos millones de gente hablando sin decir nada realmente, y nadie escuchando. Nadie es todo el mundo pretende.

Es nuestro pequeño intento de ser alguien.

Todos esos esfuerzos se suman y a la larga, y repartidos por diferentes retazos digitales de nuestra identidad digital y analógica, nos creamos un verdadero personaje, que parece tener tres dimensiones y que lleva al máximo su caracterización, alimentando esos procesos para definirse mas y mas dentro de unos parámetros aceptables. Uno se acaba convirtiendo en algo parecido a un personaje de sitcom, donde las situaciones de su vida son complicaciones derivadas de su manera de actuar demasiado encuadrada. Se produce el choque con el mundo real y da situación a todo tipo de escenas graciosas con risas enlatadas. Si al personaje le falta contenido, se le asocia a una subcultura o comportamiento particular y se convierte en su personificación. Obviamente, con el vestuario incluido.

El mundo entero es un escenario,
y todos los hombres y mujeres meros actores:
tienen sus entradas y sus salidas;
y un hombre representa varios papeles en su vida,
siendo sus actos siete edades.
Si quieres que una subcultura se vuelva popular, solamente debes mostrarla como una alternativa posible. Haz una serie en que sus personajes vivan situaciones y digan cosas con las que te identificas y copia la estética de alguna subcultura al azar; sin necesidad de que representen ningún ideal ni valor de esta, solo latiguillos cómicos y superficialidades seguidos de un conjunto de risas enlatadas. Hacen Big Bang Theory y de golpe es cool ser nerd, jugar al Wow y llevar camisetas de superheroes. ¿Pero la ciencia? ¿Que es eso? ¿Lo que dicen antes de las risas? ¿Lo que hay en las pizarras del fondo?



En los pueblos lo que ocurre es que esas subculturas llegan siempre de fuera. Sin que hubiese existido la estética metalera yo saliese un día vestido como un metalero, todo el mundo se reiría de mí. Una población apartada, que en teoría es el sitio idóneo para que surjan tendencias apartadas, la mayoría de las veces no son más que reflejos mal entendidos de ideas olvidadas. Si en un pueblo surgiera una cultura alternativa con una estética propia, tardaría un segundo en ser denostada por el pueblo entero. 

Es en las ciudades donde hay un número suficientemente grande de personas para que se puedan reunir personas aisladas conectadas por una simple idea, actitud o comportamiento y crear un pequeño espacio personal que acabe desembocando en una subcultura urbana. Las personas reforzamos nuestra identidad ardiéndonos durante un tiempo o para siempre en estas culturas suburbanas, y hacemos nuestra la simbología que lo rodea, a veces conociéndolo, y a veces no tanto.


Seguro que habéis visto alguna vez alguien con una camiseta de algún grupo que no tenía pinta de haber escuchado nunca. También habréis visto o habréis sido el que le pregunta, casi con agresividad, que le diga alguna canción del grupo, para intentar destapar su imagen como si de un fraude se tratase.

No hace falta conocer todo lo que te rodea exactamente de memoria, esa persona vestía esa camiseta porque se sentía de algún modo o se quería sentir identificada con la imagen que se desprende de ella o del grupo que representa. Nadie tiene derecho de desposeerte de aquello que te identifica.

Pero de otro lado, seguramente la persona indignada lo está porque, la de la camiseta parece apropiarse de una cierta imagen, apariencia e ideas que quizás le parecen como robadas, al desconocer la de la camiseta el origen de estas. Es un cabreo completamente legítimo. Si él también se identifica con la camiseta y tiene la sensación de que la otra persona la lleva solo por aparentar y no hay nada detrás de ese postureo, se debe sentir como si le estuvieran robando su propia identidad, o comprándola, a 20 euros la camiseta oficial.



¿Messi debe llevar trajes adecuados a las galas de balón de oro? ¿Brad Pitt debe saber tirar faltas con efecto? 

No, porque no se trata de bien y adecuado, se trata de expresión y adaptación con el entorno. ¿Qué es tirar una falta bien? 

No hay una forma de tirar una falta bien, la misma falta tirada desde dos metros más a la derecha es una falta mal tirada. Hay que tirar la falta adecuada. En el mundo de las apariencias, tampoco es bien o mal, y la expresión y estilo es mucho más importante aún. Si nos ponemos metafísicos, el modo de jugar al futbol de cada uno también es una expresión de nosotros mismos, pero al fútbol jugamos de vez en cuando y vestirnos nos vestimos cada día. Nuestra apariencia debe mostrar y ser parte de nuestra identidad misma. 

Y de pronto, un día lo entendí, incluso yo, que renegaba de las apariencias, era esclavo de ellas, y no eran una fuerza destructora, pues todos nos construimos, poco a poco, a veces inconscientemente, un personaje. Una identidad. Que nos permite expresarnos en base a nuestro entorno. Y la defendemos, a muerte


Es necesario tener una identidad. Son necesarias las etiquetas. Es necesario el adorno. La simbología. También es necesario conocer aquello que muestras. Es necesario que te identifiques con cosas, aunque no te definan completamente, pues nada puede. No hay etiqueta definitiva, tienes que mojarte, cambiar constantemente. Pues el mundo también cambia a tu alrededor, unas ideas que pudiesen significar vida en un entorno pueden significar muerte en uno diferente. 

Escoge vida.

La próxima vez que escojas una actitud o una estética como tuya, pregúntate a que comportamientos refuerza, a que ideas da importancia. Que pensamientos inspira, que transmite a las otras personas; y actúa en consecuencia. Después de leer todo esto sabrás otorgar importancia a la apariencia, pero tampoco a obsesionarte con ella; ni la tuya ni la de los demás. Sino, he estado hablando y tu leyendo, para nada.

Es necesario tener una identidad pero no es necesario ser una caricatura de aquello que admiras, ni una absurda idealización. No hay nada malo en identificarse con una cultura o subcultura, pero no te puedes quedar solo con la superficie ni estancarte en ella. No solo tienes que pretender ser, tienes que SER, en mayúsculas y negritaTienes que probar, experimentar con tu alrededor, tomar parte. ¿Como vas a distinguir sino la identificación de la sobrecompensación? Tomate cada cambio como una oportunidad para explorar las características asociadas a tu imagen.

Poco a poco, la sociedad ha ido arrinconando la expresión a través de la estética, convirtiendo la identificación e identidad personal en algo que buscan los adolescentes para encajar en alguna subcultura cuando tienen alguna crisis existencial; quitandole todo contenido intelectual. Si nos remontamos a tiempos antiguos, sin publicidad ni marcas, no nos encontramos que hayan dejado de ornamentarse y distinguirse, nos encontramos que esas individualidades significaban rangos, significaban oficios, eran simbolismos de una propia manada, de una propia raza, del comportamiento del individuo, o de su función en el entorno.



Es necesario recuperar la estética como modo de expresión y conexión con el mundo real. 

En realidad, la escena en que teníamos que ir a una comunión y mi familia se negó a aparecer conmigo por llevar pantalón corto y camiseta de una serie de anime no fue casual. No era ignorante de la significación que tenia eso cuando todo el mundo iba a ir perfectamente arreglado. Era un rechazo directo a las ceremonias cristianas pero cumpliendo con mi presencia en respeto de mi familia; obviamente nadie lo entendió. Según el contexto, vestir casual, es una forma de protesta; según el contexto, vestir de etiqueta es una provocación. Lo único que vieron es que iba mal vestido. Repito.

Es necesario recuperar la estética como modo de expresión y conexión con el mundo real.

Es necesario que sigamos vistiendo camisetas de Iron Maiden y alzar los cuernos en los conciertos de metal, expresarnos en nuestro contexto, porque no es un simple disfraz. Es necesario que haya punks, rastas, canis, rockeros, perroflautas e hippies, y que estas estéticas representen ideas, se mezclen en calles secundarias donde cocinarlas, lejos del caos de pasarelas de moda, de los sacos con la moneda del dólar, de las galas de cine, de las sitcoms absurdas y excentricidades de famosos. Aquí, en nuestro mundo es donde deben luchar.

Es necesario que se combinen entre sí, que sean un escenario de lo que ocurre en nuestras cabezas, dando lugar a nuevas y más poderosas formas de reivindicar nuestra individualidad.